Los días 5 y 6 de noviembre de 2016 se reunieron en  León catorce ingenieros técnicos de Castilla y León, Cantabria, Asturias, La Rioja y Madrid para analizar los problemas de los Colegios de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales y la necesidad de aportar un plus a la situación en la que se encuentran en la actualidad.

 

Se hizo hincapié en la necesidad de acceder a los datos de los colegiados para detectar posibles usos fraudulentos relacionados con el ejercicio de la profesión.

 

El Decano del Colegio de León, D. Francisco Andrés indicó que: “Tratamos de ir por delante pero por ejemplo, en el plano autonómico y nacional, tenemos una cuestión pendiente que son las declaraciones responsables, que han sustituido a los visados de los trabajos profesionales.

Eso crea un problema adicional al consumidor o al cliente porque desconoce y no tiene fiabilidad del profesional que ha hecho una declaración responsable. Puede ser que esa persona esté inhabilitada y al no haber pasado por el Colegio, pues ese aspecto se desconoce.

O puede haberse movido de una provincia a otra, porque se haya colegiado en una segunda provincia porque en la suya se le ha inhabilitado. Incluso puede no tener seguro de responsabilidad civil. Ahí los colegios, como corporaciones de derecho público, solicitamos el acceso a esos registros para poder verificar si ese profesional está habilitado para hacer ese trabajo. Ahora mismo no tenemos acceso a esos datos y para el consumidor es una garantía. Ese es uno de los puntos que estamos tratando ahora mismo».

 

En lo que respecta a la obligación de colegiarse, se dijo que: «La existencia de los colegios y sus consejos territoriales y del Consejo Nacional se justifica por la necesidad de cumplir el precepto legal de la colegiación obligatoria. El ejercicio de la profesión de ingeniero exige estar colegiado para desarrollara la tarea en cualquiera de sus formas, por cuenta propia o ajena, o como funcionario de cualquier administración pública. Los colegios prestan un servicio social a los consumidores y usuarios al «garantizar la identidad y habilitación del profesional y responder subsidiariamente  de las responsabilidades que pudieran derivarse de los trabajos».

 

FUENTE: DIARIO DE LEÓN. 6 de noviembre de 2016.